En Bnext queremos que encuentres una alternativa real a los bancos. Una cuenta transparente, sin letra pequeña, fácil de usar y que te permita elegir la mejor opción siempre que quieras contratar un producto financiero. 

Y en este camino, vamos por pasos. Por ahora, ofrecemos una cuenta con una experiencia de usuario superior a la de cualquier banco, con algunas limitaciones, como el hecho de que no puedes domiciliar recibos ni quedarte al descubierto.

Con nuestras tarjetas, también vamos paso a paso. Y en esta fase queremos llegar a mucha gente cuanto antes para asegurarnos de crear el mejor producto posible, y hacerlo con vosotros. 

Por eso, nuestras primeras tarjetas son tarjetas Instant y Prepago, que almacenan tu dinero (sin tocarlo, no como los bancos ;) y te permiten sacarlo y pagar en cualquier país del mundo. 

Y para llegar rápido, hemos tratado de reducir todos los pasos que no son 100% necesarios para permitirte operar. Como las primeras 3000 tarjetas las vamos a dar en mano a personas que quieran ayudarnos a perfilar el producto, hemos decidido ahorrarnos el paso de impresión del nombre. Si lo miras así, tardas menos en crearte una cuenta Bnext que en hacerte un café. 

Pero tu tarjeta está asociada a tí (y solo a tí) y puedes sacar en cualquier cajero y pagar con ella en cualquier comercio, siempre y cuando te acuerdes del PIN. 

Aún así, si lo que quieres es tener tu nombre en tu tarjeta Bnext...no desesperes ;) En pocos meses comenzaremos a mandar nuestras tarjetas y podrás tener tu flamante tarjeta Bnext personalizada. 

Aunque si fuese tú, no dudaría en sacar la tarjeta Bnext entre tus amig@s. ¡Seguro que no deja a nadie indiferente!

¿Encontró su respuesta?